Tras la reaparición de Macri se reavivó la grieta en Cambiemos

La reaparición pública de Mauricio Macri en una entrevista en televisión el lunes, en la que se lamentó por haber dejado la negociación política durante su Gobierno en el ala “filoperonista” de su espacio, reavivó ayer las diferencias con el sector que encabezan Emilio Monzó y Rogelio Frigerio.­

Tras la crítica de Macri, el diputado Sebastián García de Luca (Juntos por el Cambio) fue el elegido para responder por sus dos jefes políticos.­

En un comunicado, García de Luca aseguró que gracias a Frigerio y Monzó se pudo “construir gobernabilidad” en los cuatro años de gestión de Cambiemos y recordó que “la estrategia política se definía en la Jefatura de Gabinete”, en un tiro por elevación a Marcos Peña, siempre señalado por los dialoguistas de PRO como el más reacio a ampliar la coalición.­

El ex presidente, en tono autocrítico, apuntó a sus negociadores políticos: “Nunca debí haber delegado la negociación política y yo la delegué en mi ala más política, con filo-peronistas tanto en la Cámara de Diputados y los gobernadores”, fue la frase de la discordia.­

El conductor de las negociaciones en la Cámara de Diputados era Emilio Monzó, y el negociador con los gobernadores era Frigerio, entonces ministro del Interior. Aunque Macri no los mencionó, ni propios ni ajenos dudan que los negociadores “filoperonistas” del Presidente fueron ellos.­

“No es excusa, debería haber puesto el foco ahí porque se jugaba mucho con el poder convencer y nosotros nunca llegamos a los acuerdos que necesitábamos para transformar a la Argentina”, agregó Macri, que así pareció aceptar que la falla central estuvo en la construcción política, paradójicamente una crítica que Monzó y Frigerio hicieron desde apenas iniciada la gestión.­