Que saquen la 10 de la selección

La muerte no te hace bueno, si fuiste un hijo de mil putas o un pelotudo mientras estabas vivo, cuando te mueras serás un hijo de putas o un pelotudo que se murió. Así que el sólo hecho de dejar de respirar no te convierte en santo, ni se borran los pecados, y tampoco las cosas que uno hizo mientras vivía.

Hoy todos tienen una opinión sobre “el diego”, están los que lo aman, los que lo odian y algunos que ni fu ni fa, pero estos son muy poquitos por suerte.

Lo mejor que podamos pensar de Maradona, es lo que hizo como jugador, que en definitiva es lo que hizo, jugar al futbol, y en eso fue y será el más grande de la historia, porque Messi, con lo bueno que es, no le ata ni los botines pumas a D10S. Ojo que sólo es mi opinión, y es válido que uds piense diferente.

De la vida personal que puedo opinar…, si la vida era de él, y la vivió como quiso. Al escuchar a tantos que lo destrozan en redes, les pregunto ¿De verdad tienen el ropero tan limpio como para criticar a los demás? Seguramente hay personas que destilan su odio contra algunas conductas de Maradona, y desde el púlpito tratan de dar cátedra de moralidad, y a mi, la verdad que me gustaría saber la opinión de sus familiares, a ver que piensan, o de sus ex esposas o sus vecinos.

En lo personal se que no voy a ponerme en ese lugar, ya que apenas puedo tomar decisiones con mi vida, imagínate si me voy a meterme en la vida de algún otro. Por más que ese otro haya mostrado sus elecciones en público, haciendo de eso una de sus banderas de guerra.

Por supuesto que no estoy de acuerdo en muchas, en casi todas las actitudes que tuvo afuera de la cancha. No estaba de acuerdo con sus elecciones personales, ni con la relación con genocidas dictadores ni con los drogones que lo rodeaban,  pero…quienes somos nosotros; pequeños mortales para opinar sobre la vida de un tipo que no podía salir a caminar solo por la calle de ningún lugar del mundo porque lo conocían.

Este tipo que hoy se convirtió en leyenda, lo reverenciaban en todos lados, los italianos lo elevaron a la categoría de santo, los musulmanes rompieron las reglas de su religión para que “diegote” juegue un rato en una cancha, hubo gente que se salvó de que lo mataran porque dijeron que era argentino, y nosotros; que no seremos recordados cunado nos llegue la hora ni por nuestros seres queridos nos atrevemos a dictar clases de moral. Por favor!

La verdad que no me importa lo que hizo Maradona con su vida, porque sólo me interesa lo que hizo con la mía. Con la de millones de argentinos y con la vida de millones de personas en todo el mundo que hoy reverenciamos a este enorme futbolista.

Este petiso de Fiorito, esta en una categoría de personajes sólo reservada para muy poquitos, y a nosotros nos dio todo. Así con su forma de ser frontal y combativa. Todos conocen lo del 86, pero lo que hizo este tipo en el mundial del 90 fue inconmensurable.

Disculpen los Messianicos, pero si a Lio le hubiera tocado jugar en la década del 80 no llegaba ni a debutar en primera, y no lo digo en contra de él, porque Messi es un fenómeno y es guapo pero en esa época no te tenían piedad, y para ser habilidoso y tenerla atada al pie había que ser Maradona, sino te tenías que conformar con ser Platini, o Zico, pero siempre una categoría distinta al mejor 10 de la historia mundial.

En lo personal, en lo que tiene que ver con su familia, o en su vida personal, que puedo decir, si no creo que nadie esté totalmente libre de tirar la primera piedra, y los que lanzan acusaciones deberían haberlas realizado en la justicia, y no por tweeter.

De su controvertida relación con la política,  pienso lo mismo que creo para cualquier persona.  En el marco de la democracia uno tiene derecho a expresarse libremente y a cambiar de opinión,  yo creo en la democracia y para ser así tenés que defender a muerte que cualquiera  pueda decir lo que piensa, sobre todo si no dice lo que yo pienso.

En sus demenciales cruzadas personales cada uno es dueño de pensar lo que quiera, pero este que hoy nos dejo, fue el mejor futbolista de todos los tiempos,  y saben que, yo tuve la suerte de disfrutarlo. Si de mi depende, pido que saquen la camiseta 10 de la selección y que no la use nadie más, pero nadie.

Maradoooo…Maradoooo…Maradooo

 Pablo Castiglioni