La diputada Fernanda Vallejos dijo que “Tenemos la maldición de exportar alimentos”

Lo expresó en Twitter y recibió el merecido descargo de otros usuarios. El fallido cepo al maíz terminó con un acuerdo con los productores para garantizar el abastecimiento y precios diferenciales para el mercado interno. El kirchnerismo presiona para replicarlo a toda la cadena alimenticia

Tras el fallido cepo al maíz, que terminó en un acuerdo con los productores para que garanticen el abastecimiento del mercado interno con precios diferentes a los de exportación, la diputada Fernanda Vallejos, cercana a Cristina Kirchner, planteó la necesidad de replicar el esquema sobre el resto de los productos de la cadena alimenticia. “Si los salarios están en pesos, los precios de los alimentos dentro de la Argentina tienen que estar regidos por lo que ocurre con el peso y con los salarios”, afirmó.

Tenemos la maldición de exportar alimentos, de modo que los precios internos son tensionados por la dinámica internacional. Es imperioso desacoplar precios internacionales y domésticos, ya que los domésticos deben regirse por la capacidad de compra (en pesos) de los argentinos”, escribió en su cuenta de Twitter. Por utilizar estos términos fue duramente criticada por la oposición.

También cuestionó el “tren de precios que viene trayendo hasta aquí quienes forman precios en la Argentina”, porque “los precios de los productos indispensables que tenemos que consumir los argentinos, como son los alimentos, terminan muy tensionados por la dinámica de lo que ocurre en el comercio internacional de esos bienes”.

En el caso del maíz, para destrabar el paro que llevaba adelante el campo, el Ministerio de Agricultura se comprometió a trabajar en herramientas que desacoplen los precios del mercado interno del internacional, para evitar nuevas intervenciones y regulaciones de mercados, como así también ajustes en derechos de exportación. El instrumento que evalúan, para garantizar el abastecimiento interno sin limitar las exportaciones, es un fideicomiso.

Para Vallejos, en los alimentos y bienes sensibles para el bolsillo de los argentinos, “hay una serie de medidas a adoptar que tiendan a desacoplar la evolución de los precios internacionales de la de los precios domésticos” y entre ellas mencionó “por un lado las paritarias que exigen un crecimiento real del salario por encima de la inflación, lo mismo en el caso de las jubilaciones” y por otro garantizar que “los precios se mantengan en niveles razonables y la evolución de esos precios se mantenga a un ritmo razonable”.

En el mismo sentido se había manifestado el presidente Alberto Fernández que dijo estar “en una lucha con la producción de alimentos en la Argentina” porque los productores le quieren hacer pagar a los consumidores los valores internacionales que perciben cuando exportan.