El choque de la economía será colosal y habrá que prepararse para un estallido inflacionario

 

Esta nota esta publicda en el portal urgente24.com, y me parece de gran relevnci para tratar de analizar el escenario económico post pandmeia.

 

El caso Vicentin es utilizado por estas horas por los dos polos de la Grieta: sirve a Juntos por el Cambio para no terminar de fracturarse y volver al escenario político, y a su vez le es util al oficialismo para plantear discusiones inconducentes como el de las instituciones. Mientras tanto, especialistas en la materia alertan por el fuerte choque que se viene en términos económicos y el estallido inflacionario durante el segundo semestre.

Fernández no puede ser presidente, jefe de Gabinete, ministro de Economía, ministro de Producción, renegociar la deuda, titular de AFIP y camionero… La exposición de la figura presidencial que implica todo eso es muy alta, por lo que una vez superado el pico de la curva y consolidada la salida de la cuarentena, debería relanzar su gestión con un cambio de gabinete.

No hay dudas. La crisis económica que se viene será peor que la del 2001. Si bien ahora no se siente a escala nacional, economistas y analistas financieros insisten en que se trata de la calma que antecede al huracán.

La situación es verdaderamente dramática y la clase media argentina está sufriendo el colapso total de su economía familiar: no pueden pagar el alquiler, la comida, cierran los negocios, miles ya fueron despedidos y están teniendo que sacrificar el colegio de los chicos y la prepaga.

Por si esto fuera poco, el segundo semestre amenaza con un estallido inflacionario. Esa es la gran diferencia con el 2001: a la recesión de aquellos tiempos, se le suma un nivel inflacionario que hace todo aún más difícil.

Frente a este temor, el Banco Central de la República Argentina puso el freno de mano a la emisión, y luego la marcha atrás. Profundizó una absorción de pesos que está secando la plaza, lo que se traduce en menos dinero en la calle. Esto es, más recesión. Es una encerrona muy difícil en la que se encuentra la Casa Rosada, mientras dilata la renegociación de la deuda y el arranque económico.

Luego de una serie de reuniones del equipo económico en Balcarce 50, el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, sumará en los próximos días a los líderes de la CGT, a la Unión Industrial Argentina (UIA), la Cámara de Comercio y la Cámara Argentina de la Construcción (Camargo).

La ola de cierres de pymes y comercios que ya está ocurriendo es fenomenal, sumado a la huida de grandes empresas de capitales extranjeros como el caso de Latam, que sólo se abocará a las operaciones internacionales, dejando en la lona a 1.700 empleados.

La Unión Industrial Argentina (UIA) le advirtió al Gobierno Nacional que, de mantenerse la cuarentena hasta septiembre como tiene previsto, cuatro de cada 10 firmas verán comprometido su funcionamiento. Según la encuesta que realizó, el 13% podría entrar en concurso preventivo, un 21% continúa inactivo y más del 43% produce con caídas mayores al 50%.

FECOBA, por su parte, insistió en que desde mediados de marzo hasta la actualidad, ya bajaron sus persianas unos 20.000 comercios sobre un total de 110.000 situados en centros comerciales barriales de la Ciudad de Buenos Aires.

En este escenario, el gobierno irrumpe con Vicentin. Urgente24 ya advirtió que la mayoría de los encuestados no teme por un avasallamiento del Poder Ejecutivo sobre otras instituciones/Poderes o por el avance sobre la propiedad privada, discusiones que vienen muy bien a Juntos por el Cambio para reacomodarse en el tablero nacional y unificar criterios frente a un interna que ensordece al PRO.

A su vez, esto le viene como anillo al dedo a la Casa Rosada porque prepara el escenario político para debates inconducentes en términos electorales -según lo entiende el presidente Alberto Fernández- en medio de un colapso de la economía que será impactante.

La cuarentena ya superó los 90 días en el AMBA pero en el Interior la cosa no está mucho mejor. Este portal ya informó que la actividad productiva arrancó pero el consumo sigue totalmente frenado.

La Cámara Argentina de Comercio realizó su propia encuesta y concluyó que un 11,5% de las empresas piensa cerrar sus puertas en los próximos 30 días si “no se produce una mejora de la situación”. Otro 23% piensa achicar su estructura, incluyendo la reducción de personal. Estas cifras implican que en el corto plazo podrían cerrar entre 40.000 y 50.000 establecimientos, según Infobae.

La producción de las pymes industriales se desplomó 34,9% en mayo. “La situación que vemos es una caída que se viene prolongando desde el 2012 en la industria, pero definitivamente desde principio de 2018 que venimos en caída, lo cual genera una situación de mucha preocupación”, explicó el dirigente de CAME Pedro Cascales en diálogo con Ámbito.

Según cálculos de CAME y del Observatorio Pyme un 10% de las pymes industriales cerrarían debido a la inactividad. “Esos números se incrementan en microempresas de menos de 10 empleados”, alertó Cascales.

“El gran problema es el equipo que acompaña al presidente”, insisten desde el sector pyme. Es que los funcionarios no están entendiendo que las pymes generan casi el 45% de PBI argentina y el 70% del empleo privado. Y no sirve endeudarse ni al 0% porque ya estaban en una situación muy preocupante.

“Con una ayuda integral del Estado, es probable que la pandemia se pueda superar con un mínimo de bajas sino las consecuencias pueden sen devastadoras en una estructura pyme que puede colapsar”, enfatizó Cascales.

Mientras tanto, el apoyo a la cuarentena y a la gestión del presidente Alberto Fernández sigue arriba del 60%. Es que el manejo sanitario hasta el momento es ejemplar para la región y el mundo, no caben dudas, pero el frenazo económico que le generó el coronavirus a un país quebrado por la pésima administración de Mauricio Macri, está generando mucho escepticismo en los contribuyentes sobre lo que viene. Esto es, aún más recesión.

La resolución de la deuda en lo inmediato, el envío de la reforma tributaria al Congreso, mayor certeza sobre el rumbo económico y cambios en el Gabinete ayudarían a relanzar la gestión y renovar expectativas.

Fuente: urgente24.com