De Pablo: El ministro al que “nadie le cree”, medidas que “no pasan un curso elemental”

El economista Juan Carlos de Pablo en LN+ criticó a la gestión económica de la cartera del ministro Martín Guzmán y a la administración de Alberto Fernández. “Cometió el mismo pecado que Mauricio Macri”, dijo el analista.

“El presidente tiene una oportunidad que veremos si aprovecha o no. El lunes próximo tiene que hacer un discurso solemne y jugoso frente a la Asamblea Legislativa y puede ser el comienzo del afloje de tensiones. Hoy estamos verdaderamente complicados por muchas razones y el presidente tiene la oportunidad de ver si puede reencauzar la situación”, señaló.

Alberto Fernández cometió el mismo pecado que Mauricio Macri. No tener un ministro. Cuando no tenés un ministro, ¿quién está a cargo? La política económica es una pulseada de pareceres. Por eso tiene que tener una cabeza”, dijo.

“El arranque del 2019 fue redistributivo a través del sector público, pago por el sector privado. Discrecional y centrado en la cabeza del presidente. Vino la pandemia, comenzaron a emitir más”, continuó.

Mencionó también que parte del error del Gobierno es comunicacional. “Si no podés hacer nada, no hagas de cuenta que podés hacer algo”, criticó. Agregó, de todos modos, que, a pesar de la caída de marzo y abril, ya en mayo la economía había comenzado a reactivarse, aunque “la realidad siempre es heterogénea”.

Otro de los problemas que señaló fue que el salario promedio del sector público sea superior al promedio del sector privado.

“Hay que hacer un conjunto de medidas congruente entre sí que sean relevantes y creíbles. La pretensión del ministro Guzmán de que un conjunto de variables fuerce un crecimiento a 29% porque lo puso en el presupuesto no se la cree nadie. En esas condiciones, hacer política económica es muy complicado. Con la experiencia nacional y mundial que tenemos en materia de congelamiento de precios, hay cosas que llaman verdaderamente la atención. Hay un conjunto de disposiciones que no pasan el filtro de un curso de microeconomía elemental. Vos no le podés decir a un tipo, ‘reducí por debajo de los costos, maximizá y, si no, te mando a los inspectores’. El tipo te va a decir, ‘no puedo producir más porque me faltan insumos, algunos de los cuales son importados; así que no hables más conmigo, hablá con el presidente del Banco Central'”, comentó.

Respecto de la incidencia ideológica en las decisiones del Gobierno, De Pablo opinó: “Cuando vos tenés una responsabilidad ejecutiva, la ideología es solo una de 14 cosas que tenés que tener en cuenta. ¿Vos te imaginás a un director de hospital que solo tenga un enfoque ideológico en materia de vacunas? Habría muchos más muertos de los que hay. No hay que ir a la facultad para darse cuenta de que, si uno pisa una tarifa, genera un problema. A medida que pasa el tiempo, el problema se agrava. Entiendo el argumento de las elecciones, pero siempre estamos en elecciones. Si vos dejás todo para mañana, la realidad te sorprende”.

Durante la entrevista se le preguntó sobre cuán positivo podría ser un cambio en su gabinete e indicó que suelen ser muy costosos para los presidentes. “La historia dice que lo que lleva a un presidente a cambiar su gabinete es creer que pierde las próximas elecciones o verdaderamente encontrarse al borde de un precipicio”, dijo.