En apenas 12 horas, se registraron tres homicidios en el conurbano

Un estudiante, un subcomisario y un comerciante fueron asesinados por ataques de ladrones

Lucas Cancino tenía 17 años; Rodrigo Becker, 41, y Gonzalo Refi, 32. Los nombres de un estudiante, un subcomisario y un comerciante quedaron registrados como las nuevas víctimas mortales en un conurbano golpeado por la inseguridad.

En apenas doce horas tres homicidios expusieron los niveles de violencia del delito. Fueron asesinatos cometidos durante robos. No hay estadísticas actualizadas, pero un informe de la Procuración General de Buenos Aires marcó el constante aumento de las muertes provocadas por asaltos y estableció que 157 de las 941 víctimas bonaerenses verificadas en 2020 perdieron la vida en esas circunstancias.

El asesinato del adolescente de 17 años impactó fuerte en Quilmes, donde vecinos marcharon ayer para reclamar justicia por ese crimen y mayor seguridad en la zona. Cancino fue apuñalado y murió frente a la casa que compartía con su abuela. En bicicleta se dirigía a la escuela donde cursaba el último año cuando fue atacado poco después de las 7.45.

 

Dos sospechosos quedaron detenidos –un tercer hombre fue arrestado, pero liberado poco después– y la policía bonaerense informó que se había encontrado el arma utilizada en el homicidio. Según el ministro de Seguridad provincial, Sergio Berni, uno de los arrestados había sido capturado en julio pasado por un robo a mano armada, pero solo estuvo cuatro días tras las rejas. La polémica por la llamada puerta giratoria se metió de nuevo de lleno en la inseguridad bonaerense.

“Por lo que he hablado con un testigo ni siquiera hubo resistencia. Hubo intención de matar por matar. Y creo que esto es lo que tenemos que discutir en la Argentina, es decir, qué hacemos con estas personas. No podemos seguir tolerando esto, e interpelo a todos aquellos que se niegan a discutir esto”, sostuvo Berni.

Dos sospechosos quedaron detenidos –un tercer hombre fue arrestado, pero liberado poco después– y la policía bonaerense informó que se había encontrado el arma utilizada en el homicidio. Según el ministro de Seguridad provincial, Sergio Berni, uno de los arrestados había sido capturado en julio pasado por un robo a mano armada, pero solo estuvo cuatro días tras las rejas. La polémica por la llamada puerta giratoria se metió de nuevo de lleno en la inseguridad bonaerense.

“Por lo que he hablado con un testigo ni siquiera hubo resistencia. Hubo intención de matar por matar. Y creo que esto es lo que tenemos que discutir en la Argentina, es decir, qué hacemos con estas personas. No podemos seguir tolerando esto, e interpelo a todos aquellos que se niegan a discutir esto”, sostuvo Berni.

Las fuentes policiales identificaron a los sospechosos del asesinato como Juan Cruz Nazareno Mejías, de 20 años, y Rodrigo Rivas, de 19, señalado por los detectives como el autor material de la puñalada que mató a Cancino.

 

.

Lucas Cancino murió frente a su casa, en Quilmes
Lucas Cancino murió frente a su casa, en QuilmesPAULA RIBAS – Télam

Mejías, uno de los dos supuestos partícipes del homicidio, había estado preso cuatro días en julio pasado. Fue imputado de robo agravado de vehículo dejado en la vía pública. Rivas, el supuesto autor material del crimen, tiene dos causas abiertas. La primera del 8 de marzo pasado cuando fue aprehendido por “averiguación de ilícito” en jurisdicción de la comisaría 5a. de Avellaneda. Recuperó la libertad el mismo día. La segunda causa es de mayo pasado. Lo detuvo personal de la comisaría 2a. de Quilmes y fue imputado del delito de robo simple. Esa investigación estuvo a cargo de la fiscal Karina Gallo, misma fiscal del caso del homicidio del adolescente apuñalado.

Otro de los asesinatos en Buenos Aires causó una gran conmoción en las filas de la Policía de la Ciudad. El subcomisario Rodrigo Becker fue asesinado anteanoche por dos motochorros en la puerta de su casa, en Caseros, en el partido de Tres de Febrero. Becker, de 41 años, era padre de tres hijas y tenía un legajo intachable.

El asesinato ocurrió anoche cerca las 21.30 en Bolivia al 3000. Según la filmación de una cámara de seguridad, todo sucedió cuando la víctima salió de su casa con su Honda Tornado Xr 250. Becker dejó su moto en la vereda y regresó un momento sobre sus pasos hacia su casa. En ese momento, llegaron dos delincuentes en una moto.

Uno de los motochorros se bajó y se acercó al vehículo del uniformado para llevárselo. En ese momento sacó un arma y atacó al subcomisario, situación a la que se sumó el otro ladrón, que también disparó.

Becker recibió dos impactos en el tórax y quedó herido muy grave. Los delincuentes huyeron en la moto de la víctima. En la escena del crimen, los delincuentes dejaron abandonada una motocicleta Honda Cb190 en la que habían llegado y que tenía pedido de secuestro por robo en jurisdicción de la comisaría 5a. de Morón, según informó la agencia de noticias Télam.

Emboscada en Gerli

El tercer homicidio durante un robo se registró anteayer en la localidad de Gerli, en el partido de Lanús, pocos minutos antes de las 19. La víctima, Gonzalo Refi, fue asesinada de dos balazos por delincuentes que lo habían citado para concretar la venta de equipos informáticos, rubro al que se dedicaba el comerciante asesinado.

La víctima habría intentado escapar de la emboscada en su Audi S3, pero fue baleado en Honduras al 1600, en la zona de Villa Industriales. A los pocos metros perdió el control del vehículo y chocó contra un camión que estaba estacionado.

Había recibido al menos dos tiros; uno de los proyectiles, el que le causó la muerte, ingresó por su mejilla y salió por la base del cráneo.

Refi era un martillero público que se había volcado al negocio familiar dedicado a la comercialización de sistemas y cámaras de seguridad, equipos informáticos y dispositivos electrónicos de alta tecnología.

Más allá de los tres homicidios ocurridos durante robos, otro crimen se conoció ayer en el conurbano, vinculado con la venta de drogas. “Lo tengo en casa”, habría dicho Gustavo Arbelo después de que detectives de la policía bonaerense le mostraran una filmación donde se observaba a su amigo Abel Barrios, de quien no se sabía nada desde el viernes pasado, descender de un automóvil y caminar en dirección a su casa. Los uniformados allanaron una casa en Tigre y encontraron en el freezer de la heladera partes congeladas del cadáver del hombre desaparecido. Había sido asesinado y descuartizado.