El Gobierno endureció los controles al dólar y se podría agravar la falta de productos importados

El objetivo es dejar de vender reservas hasta las elecciones, pero pagando un alto costo. Podrían acentuarse los problemas de oferta y se aceleraría la inflación

Las importaciones venían siendo el blanco del Banco Central desde el mes pasado, en un esfuerzo por suavizar la fuerte demanda de divisas por parte del mercado. Ahora esas medidas fueron todavía más a fondo, lo que podría traducirse en más faltantes de productos, algo que ya venía siendo bastante notorio en artículos deportivos –como pelotitas de tenis–, calzado, repuesto de autos –espejos retrovisores y otros–, muebles, neumáticos para autos de alta gama y computadoras, por mencionar algunos rubros.

Las medidas del BCRA se complementaron con otras de las Comisión Nacional de Valores, que restringieron todavía más la operatoria en el mercado de bonos, con el objetivo de evitar que se siga disparando el “contado con liquidación”. Pero sobre todo lo que se busca es reducir la pérdida de reservas, ya que la caída acumulada desde fines de agosto viene mostrando una dinámica insostenible. En definitiva, el cepo cambiario se vuelve cada vez más restrictivo, algo que viene siendo una constante desde que Alberto Fernández asumió la presidencia en diciembre de 2019.

La preocupación del titular del Central, Miguel Pesce, es cómo llegará la entidad a las elecciones legislativas y cuál es el nivel de reservas líquidas disponibles para salir a defender una determinada paridad cambiaria. Una situación de demasiada debilidad puede hacer complicada la salida gradual del actual esquema de suba casi imperceptible del dólar oficial (sólo 1% por mes).

La modificación establecida por el BCRA está relacionada con el mecanismo de “pagos anticipados” de algunas importaciones, que este mes se deberán realizar a partir del “despacho a plaza”. Al mismo tiempo se aclaró que la medida afecta a las importaciones que tengan un valor mayor del que se ha ingresado. La disposición afecta un volumen significativo, cercano al 13% del total, y estará vigente hasta el 31 de octubre. “Se buscan equilibrar los pagos con los bienes ingresados al país”, dijeron.